La Casa


CA LA LEONOR está situada en la calle Ferreries de Bot, la Terra Alta, Tarragona.

La calle Ferreries coge el nombre del camino que llevaba a la herrería del pueblo. Las herrerías estaban situadas a extramuros de las poblaciones, allí afilaban las azadas, hachas, rejas, etc, y se pagaba al comendador de Orta el impuesto denominado “llossol” de aquí la palabra llussiar o losas: renovar el corte de un instrumento de acero.
También aquí se tenía cuidado de los animales heridos y enfermos, y de hecho, las herrerías fueron la cuna del oficio de veterinario.

Si bien no hay constancia escrita, la calle Ferreries seguramente comenzó a tener casas en la segunda mitad del siglo XVIII, tomando como referencia el aumento demográfico del pueblo y los pocos documentos notariales en los que aparece.

Según el catastro el año de construcción de la casa es 1.880. La casa se fue acondicionando a medida que pasaban los años y el estilo de vida lo requería. Con todo, se ha conservado parte del entramado de vigas de madera originales y las paredes de piedra. En 2012 se rehabilitó completamente respetando su carácter y su alma, le hemos dado un aire más actual y práctico.
Esperamos que el resultado os permita disfrutar de una estancia grata e inolvidable.

Nosotros hemos puesto todo el corazón.

Comprueba la disponibilidad

Que encontrareis en Ca la Leonor?
Servicios

En Ca la Leonor encontrará todo lo que pueda necesitar para sentirse como en casa y disfrutar de un ambiente rural.

  • Calefacción
  • Microodas
  • Nevera
  • Lavavajillas
  • Lavadora
  • TV
  • Plancha

  • Secador
  • Toallas
  • Ropa de cama
  • Sábanas
  • Cuna
  • Cafetera
  • Tetera
  • Tostadora
  • Exprimidor
  • Batidora
  • Juegos de Mesa
  • Cuentos para niños
  • Bicicletas gratuitas
  • Cochera para guardar bicicletas
  • WIFI
  • Piscina Municipal – En verano a precios especiales
  • Hora de entrada y salida flexibles

Com és la Casa

Sala-Comedor

El primer tramo de escaleras nos lleva a la zona de cocina-comedor.
Sala diáfana, abierta, de colores suaves y cálidos.
La sala de estar tiene un sofá con chaise-longue, apto para una siesta a cualquier hora tapaditos con un plaid, para leer alguna de lasobras de autores locales o para reconfortarnos con algún film clásico como la “Vida es Bella”.
Juegos de mesa para entretener a pequeños y mayores.
O si os place, podéis salir al balcón para curiosear un poco.

Habitaciones

Habitación La Madurez

Un vanguardista batik de Costa de Marfil da color a esta estancia de piedra y madera.
Abierta a una terracita para disfrutar del atardecer cuando el tiempo acompaña y para susurrar “paraules d’amor”.
Persianas de las de toda la vida que haréis rodar en función del grado de intimidad que deséeis.

Ropa de cama de algodón , colcha de “La Perla Gris”.

Habitaciones

Habitación La Niñez.

Con una pequeña ventana abierta al cielo de medianoche. Las estrellas nos acompañarán y velarán nuestros sueños.
¡Dejémosle fluir!

Ropa de cama de algodón, colcha de “La Perla Gris”

Cocina

Cocina tipo office abierta en la sala-comedor.
El gran mostrador de la cocina invita a preparar alguna exquisitez y a empezar una tertulia mientras saboreamos un buen vino de la tierra.
Encontraréis todos los utensilios, menaje del hogar y electrodomésticos que podáis necesitar.

Baño

Sencillo, básico, rústico, pero con todo lo indispensable (jabón de manos, gel, secador, papel higiénico, botiquín, amplia ducha y toallas) para refrescarse después de una intensa jornada.
Combinación de colores y materias:

  • tierra (raíces)
  • piedra (fuerza)
  • azul (agua)

Alquiler de bicicletas

Un trillo y dos jarras presiden el fondo de la entrada.
Cuatro bicis os esperan. Son imprescindibles para la aventura de conocer nuestro entorno, yendo y viniendo por caminos y pistas.
A tan sólo unos metros de Ca la Leonor está la antigua estación de tren que conecta con la Vía Verde, vía única para los amantes de la bici y de la naturaleza en estado puro.
¡No olvidéis poneros el casco!

También podéis visitar..

Con la anterioridad en el siglo XIX, la casa fue en realidad un conjunto de diversos corrales y solares fuera del límite del casco antiguo. La necesidad de que el pueblo se expanda mas allá de estas, y por tanto de cruzar a los portales existentes antiguamente (utilizados para cerrar la población y que se mantuvieron en pie hasta la segunda república), configura nuevos ejemplares urbanos, entre los cuales la actual calle Caseres, surgido en el siglo XIX

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies